martes, octubre 17, 2006

Alfredo Palacio - Buenos Aires - Argentina














POEMAS




LA VIDA ES UNA HOJA

perfil
deriva
nervadura.
Hoja de incierto verde
sin anclaje
sin lugar seguro.
Intemperie y desafío
párpado al viento
corazón en su tarea.
Piel ambigua
descifrando herrumbre
escamas
oleaje.
Escenario
para ojos como peces.
O temblor
asombro
despedida.
Una hoja
la vida.
Verde
o siempre en blanco.
Acaso
una carta para nadie.

Ensayo
de un sueño que no fue.




EL AIRE DE HOY

apenas
si puede
es
una rosa entre las cejas.
Y el cansancio inventa nombres
para anunciar la despedida
que aún desnuda
ayuda a respirar.




DESEARÍA TANTO

pájaros en mi cabeza
puertas con fervor
balcones sin memoria.
Otro corazón
sin tanto hueco
y cuentas pendientes.
Una sonrisa
incluso
solo válida por hoy.
Que aguante
hasta el próximo cuchillo.
Desearía tanto
escapar de estas horas.
De su candado
del cansancio y sus dobleces.
De tanto vacío
anclado en las encías.
De porvenir sin rostro.


BALADA INCIERTA

de los días en blanco.
Desnuda
sin bordes
inútil y oscura.
La sala vacía
el cuarto sin magia.
Tantas ventanas
mirando a ningún sitio.


AGITAR CON FURIA LOS ESPEJOS

hasta que caiga la última mueca
y ya nada
siga del revés.
Cambiar el rumbo de los pasos
para seguir por la cornisa
y el vacío no se atreva
a llamarnos tan seguido.
Que el tabaco y el licor
continúen un tiempo por aquí
por si el amor
insiste en sus contrastes.
Y las ventanas
las ventanas...........
Deberán cambiar sus ojos
si esperan
como siempre
que la luz
haga pie en los cristales.


POEMA PEQUEÑO

magro
clandestino.
Angosto
cruel
acaso rutina.
Poema frontera
libre
viejo
arpío
brazo mago y sus visiones.

Que acaso me nombre
u olvide.
Poema de la nada
de acechos
de sueño y desvarío.
Poema anclado y del latido
poema a un lado y de la noche
poema
de la vida y de la muerte.


Poema mi cuerpo
poema mi destino
poema
de la ruina y la corona.


Poema de mujeres y alabastro
poema del fin
y algún principio.
De lo que fue y no vuelve
de lo que nace y no conozco
de lo que río y me duele.
De lo que amo y no postergo
de lo que temo y no domino.
Poema de la tarde sin retorno
de la noche y su enagua.
Poema

poema
caes
me vistes.
Me acechas
contienes y castigas.
Puedes
lo que yo no puedo.

Lo que temo y nombro
lo que sueño y olvido
lo que es
lo que a veces me atrevo.




Poema de mi nombre
yo de cuerpo entero
yo que no comprendo
yo
que no tengo más arte
ni parte.
Yo que sangro
y a veces lo oculto
yo que amo
y tantas veces
no sé.
Poema
mi sangre y vertical
mi paso
con o sin mi pie.

Poema
poema
algo
tendré que hacer
para que tu voz y mi voz
un buen día
se entiendan con la vida
y todo su doblez.

1 Comments:

At 7:04 a. m., Blogger Concepción said...

Alfredo, leo tu poesía, la entrelínea de la herida y la caricia en la palabra limpia,
en la claridad donde todo se
esconde y se libera. Me emociona
y me llena de una extraña felicidad
que tu poesía me deje entrar por tu voz a mí misma. Ahí donde no
me puedo decir y me diga o me cuente de mí y de vos, tratando de entendernos con la vida. Gracias.

Concepción Bertone

 

Publicar un comentario

<< Home